Buenas nuevas

Como una noticia que sabemos  vendrá  y no queremos que así sea, al menos no en el tiempo inmediato,  llegó  y llegó para quedarse: todos a sus casas, empezando por la población estudiantil. Se fijó una fecha límite para la medida y que en su momento parecía lejana pero poco a poco fue llegando a su fin y sin embargo la mayoría supo  que inevitablemente  iba a ser reevaluada y muy seguramente extendida. Tendremos así una “buena” nueva, una fecha nueva para que la comunidad estudiantil y  docente continúe con el trabajo que hasta ahora ha ido adecuando y desarrollando desde sus hogares.

¿Volver a lo normal?

La educación semestralizada en el nivel de media y media vocacional representa ya por si sola un cambio respecto de la tradicional en la forma de percibir, recibir y retroalimentar los contenidos desde el punto de vista de las partes involucradas.

Si bien éste cambio no se queda estático y siempre está sujeto a lo que dictan las vivencias, el día a día, los logros, las vicisitudes y todo aquello que haga parte del quehacer educativo, ésta nueva realidad propone adaptarse a las circunstancias y explotar al máximo los recursos existentes. Cada día surgen  más ideas y  más posibilidades para afrontar con entusiasmo los retos porque el conocimiento y el aprendizaje de cada  uno, docentes y estudiantes, sea satisfactorio. La respuesta de padres y estudiantes ha sido positiva en su gran mayoría. Tan es así que se puede lanzar la pregunta: ¿Desean regresar a las aulas de clase ya? Dejo al lector imaginar cuál puede ser la respuesta de la mayoría.

Repensar las metodologías y las herramientas al alcance es imprescindible en estos momentos, no como cambio brusco pero si adaptativo. Queda no obstante tener presente que nuestros estudiantes aunque lejos físicamente están extremadamente cercanos virtualmente y si algún tema de las distintas materias es de su particular interés, o si no es así pero podemos provocarlo, existe un universo entero de posibilidades para el mejor y más completo de sus desarrollos.

Jairo.